Cinco aromas para una velada de San Valentín perfecta
7 febrero, 2018
Mímate
Nadie te va a mimar mejor que tú
9 marzo, 2018
Mostrar todo

Protege tu piel de la contaminación

Protege tu piel de la contaminación

La vida en las grandes ciudades hace que cada vez sea más difícil vivir sin estar en contacto con la polución. Aunque a simple vista no lo podamos percibir, en el aire hay partículas de humo, polvo, químicos industriales o niebla, entre otros, que perjudican a nuestra salud. Esta contaminación del aire o contaminación atmosférica nuestra piel la absorbe, y altera así el funcionamiento celular, reduce su capacidad para regenerarse, por lo que es muy nociva para la dermis.

Las consecuencias que a largo plazo la polución produce en la piel son múltiples. Hace que se deshidrate y pueda aparecer una descamación excesiva, provoca que la tez  se ensucie y se vuelva irritable, que pierda flexibilidad y luminosidad. Además, la polución favorece a la formación de arrugas.

Por lo tanto, es primordial proteger la piel y adoptar una rutina de cuidados para mantener una dermis saludable.

Limpia en profundidad

Una adecuada limpieza es el primer paso para eliminar las partículas dañinas y toda la suciedad que se acumula en la piel. Por ello, es muy importante realizar una doble limpieza que consiste en limpiar primero la superficie de la dermis y, luego, hacerlo en la parte más profunda.

¿Cómo hacerlo? Todos los días al llegar a casa hay que limpiar bien el cuerpo con una ducha, para quitar toda partícula de contaminación que podamos tener en la piel. En el rostro, parte del cuerpo más expuesto a la polución, además de  se recomienda utilizar un tónico natural para realizar la segunda limpieza más profunda.

Exfolia

Para conseguir una mayor limpieza de la piel es recomendable exfoliarla. Con ello conseguimos remover las células muertas de la piel y estimular la reparación de esa capa que está expuesta a la contaminación.

La exfoliación no se debe realizar diariamente ya que podemos dañar el PH de nuestra piel. Lo ideal es realizarlo una vez a la semana durante la ducha, para así poder llegar a todas las partes de nuestro cuerpo y poder realizar una exfoliación más completa.

Incrementa el consumo de frutas y verduras

Comer más frutas y verduras hará que aumente nuestra dosis de antioxidantes y vitaminas que el organismo necesita para combatir los efectos negativos de la polución. Los alimentos con compuestos antioxidantes desempeñan un papel muy importante en la salud en general ya que, al ser absorbidos por el cuerpo, pueden frenar la oxidación de otras moléculas, por lo que son buenas para retardar la oxidación de la piel. Hay una gran variedad de alimentos que contienen antioxidantes, algunos de ellos son: ajo, cebolla, frutos rojos, frutos secos, cítricos, zanahoria, tomate, uvas y arándonos entre otros. Incrementar su consumo mejorará tu piel.

Hidrata tu piel diariamente

Al hidratar la piel mantienes su humedad y ayudas a crear una barrera protectora contra los agentes del ambiente que la contaminan. Esta hidratación tiene que ser diaria. Se puede realizar a través de bodymilks o leches corporales para que en todo momento la dermis esté protegida y no haya problemas de tirantez, pérdida de elasticidad o descamación.

Desde Ecohappy no podemos evitar que tu piel esté en contacto con la contaminación, pero así podrás proteger tu dermis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *