7 pautas para garantizar la higiene de tu perro en casa
3 junio, 2017
Di ¡SÍ! a la cosmética para bebés
28 junio, 2017
Mostrar todo

Ritual de baño relajante en 6 sencillos pasos

El baño es un manantial de beneficios tanto para el cuerpo como para la mente. Un equilibrante ideal para relajarte e hidratarte después de un día de estrés y tensión, que culminar con un baño en el que tú seas la protagonista. Por lo tanto, para sacarle el máximo partido a tu ritual de baño es necesario que escojas un momento del día en el que sepas que nada ni nadie te va a molestar, al menos durante 40 minutos, que es lo que más o menos debe durar el ritual.

Este baño relajante te servirá para coger energías, controlar las emociones y conciliar mejor el sueño. Por eso, es recomendable que elijas el final del día para dedicarte unos minutos a ti misma. Antes de comenzar, ten a mano todo lo que necesitas para este momento tan especial. En Ecohappy hemos elaborado nuestro propio ritual de baño con la ayuda de nuestros productos que podrás en nuestra tienda online. ¡Toma nota de todo lo que necesitas!

1. Ambienta el baño

Comienza por ambientar el baño con velas y música que te releje. Puedes optar por nuestras velas aromatizadas de Ecohappy con las que relajarte a través de su aroma y la luz tenue que emiten. Podrás encontrarlas con olor a canela, coco, frutas del bosque, lavanda y vainilla. Estos aromas se caracterizan por tener propiedades terapéuticas que restablecen el equilibrio y ayudan a alcanzar la armonía entre cuerpo y mente.

2. Esparce las sales de baño

Con la bañera vacía, deposita las sales de baño en la zona donde sale el chorro de agua que va a llenar la bañera, de este modo obtendrás una gran cantidad de espuma. Cuanta más presión le des al agua y más caliente esté, mayor cantidad de espumas conseguirás. En Ecohappy contamos con sales de baño de baya africana; de fresa; fruta de la pasión; lavanda y vainilla. Éstas ayudan a relajar los músculos, suavizar las asperezas y reactivar la circulación. 

3. Llena la bañera

En un baño relajante, el agua debe estar a una temperatura que oscile entre los 36 y 38 grados centígrados, ya que si está demasiado caliente puede causar fatiga muscular y sequedad en la piel. A esta temperatura el sistema circulatorio se reactiva, los poros se dilatan y la piel responde mejor a las propiedades de los productos que utilicemos.

4. Masajea tu cuerpo

Una vez te sumerjas en el agua es hora de relajarse y desconectar, pero también de mejorar tu circulación a base de un automasaje circulatorio. Dirige los movimientos dirección al corazón, de este modo favorecerás el funcionamiento del músculo cardíaco y se intensificará la distribución sanguínea.

5. Termina con agua fría

Va llegando la hora de poner fin al baño, pero antes debes pasar por la situación menos apetecible de este ritual, pero esencial. Dirige el grifo hacia el agua fría y deja que esta te empape durante unos segundos. Esto reactivará tu circulación sanguínea y cerrará los poros de tu piel. Luego sécate frotando enérgicamente para favorecer la liberación de toxinas.

6. Hidrata tu piel

Ponle el broche final a este ritual hidratando tu piel. Para este momento, apuesta por el tipo de hidratante que mejor se adapte a tu piel. En Ecohappy contamos con una gran variedad de aceites; body milk y leches corporales. Entre otras propiedades, estos productos combaten la sequedad y la tirantez de la piel. El resultado final es una piel suave, hidratada y fresca

 

Un baño es mucho más que cuestión de higiene. Se puede convertir en un ritual de relajación para el cuerpo y la mente tras un día de estrés. Entre sus beneficios, relaja el sistema nervioso, disminuye la ansiedad, alivia los dolores musculares, revitaliza el organismo y elimina toxinas. ¡No lo pienses más y mima tu piel con el ritual de baño Ecohappy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *